Montecristi o Macondo

Primer ferrocarril, primer acueducto, primer teléfono… ¿Quién diría que fuiste tan vanguardista? Montecristi fue una ciudad próspera, que atraía gente no solo de Santo Domingo, Santiago, Puerto Plata y otras comunidades, sino también a extranjeros (ingleses, franceses, españoles, chinos, estadounidenses, sudamericanos e isleños de otras Antillas), por lo cual funcionaban allí consulados de los países más importantes.

El puerto tenía tanta actividad que se consideraba entre los tres primeros del país. Para aminorar las distancias muchos moradores vivían junto al mar, en la hoy playa Juan de Bolaños, donde existía un pueblo con sus calles, tiendas, billares etc.

La declinación económica de Montecristi comenzó con la disminución de la demanda en Europa de las materias primas que se exportaban desde allí para ser utilizadas en industrias textiles, y luego los problemas derivados de la primera guerra mundial.

Viajar a Montecristi hoy es, en principio, volver a encontrar los contrastes entre belleza y pobreza que vimos en el sur profundo, pero aquí el trauma y las lecciones son mayores. Tanto, que en realidad nos hacen volver a los  100 Años de Soledad de García Márquez y pensar en Macondo ¿Cómo puede ser tan cruel el destino? ¿Cómo se puede olvidar así lo que una vez fue más que relevante? ¿Cuáles son las lecciones de esta realidad?



 La belleza, cuando es auténtica, resplandece por encima de cualquier situación. Los paisajes de Montecristi son la mejor prueba de ello. Arena blanca, mar azul y unas rocas imponentes que están ahí como para recordar que hubo días mejores y para decirnos que seguirán allí hasta que la prosperidad les vuelva a visitar. Pero el difícil acceso a estos hermosos lugares por el mal estado de las carreteras nos indica que esos días de gloria tardarán en llegar, si es que recuerdan el camino.

El olvido se lee en los rostros de la gente que todavía queda en la zona, en la desesperación de los nacionales haitianos que han cruzado en busca de una vida mejor y en el deseo de salir de los más jóvenes. La ciudad que fue pionera en tantos avances en el mundo comercial hoy carece de una señal de modernidad tan básica en los negocios como es la capacidad de utilizar dinero plástico (como vayas sin cash, estarás abandonado a la buena voluntad de quien te quiera servir de gratis).




Se supone que la realidad siempre cambia para mejor, que con el tiempo avanzamos, que todo fluye y la corriente de la vida nos arrastra en un constante estado de bienestar. La historia de Montecristi nos cuenta lo que pasa cuando el destino decide voltear el juego, nos aferramos a lo que una vez funcionó y finalmente la opción es que no hay opciones.  Cambió el modelo de negocio europeo pero la exportación siguió la misma estrategia, llegaron los efectos de la primera guerra mundial, pero nadie buscó las oportunidades que traen también estas tragedias para poder sacarles provecho.

Ya los ferrocarriles no son necesarios, el acueducto no está completamente adaptado a la nueva demanda y después del internet el teléfono no aplica como signo distintivo de vanguardia. Pero podemos ayudar a cambiar de nuevo la historia.

En cada uno de los ciudadanos hay capacidad de recordar a las autoridades las áreas que han olvidado y una sencilla forma de hacerlo es visitando las bellezas naturales que aguardan por nosotros en la zona.  Disfrutando con conciencia, compartiendo los recuerdos de nuestras visitas y denunciando, cada uno a su forma particular el olvido, la negligencia, la desesperanza.




La lección personal es reinventarnos con la realidad para no morir en el olvido con las añoranzas de los días en que la vida sonreía. La misión es recordar que en el noroeste hay vida y devolver la esperanza a los comerciantes locales con las visitas y consumos en sus pequeños negocios.  Para dejar devolver a Macondo a las páginas del libro 😉

No dejen de visitar @P3rspectivas esta semana, para que disfruten el recorrido fotográfico de nuestro viaje. 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Historias a través del lente

El Flamboyán y su magia de colores

El "Rompe Olas" de Najayo